martes, 23 de febrero de 2016

GRAN AFLUENCIA DE PÚBLICO PARA VER EL DOCUMENTAL "DESAFÍO ALPAMAYO".

¡¡DIRECTO AL CORAZÓN!!

Los montañeros ilicitanos, Juan Agulló y Vicente García, emocionan al público con su documental “Desafío Alpamayo”

No fue una casualidad que los dos montañeros ilicitanos, Juan Agulló y Vicente García, eligieran, hace más de un año, el Nevado Alpamayo, situado en la cordillera de Los Andes, en Perú, como meta final de su proyecto solidario “Desafío Alpamayo - Escalando por la Infancia”. 

Esta mole rocosa, de cerca de 6.000 metros de altura y con una pared vertical de hielo de más de 600 metros como último obstáculo para alcanzar la cima, fue declarada la montaña más bella del mundo, hace cierto tiempo, por alpinistas y fotógrafos especializados. Es tan bella, tal como pudieron apreciar el pasado sábado, en el Centro de Congresos, las casi 300 personas que asistieron al estreno del documental rodado por los montañeros, como el proyecto solidario elaborado por ambos para con la Fundación Salud Infantil.

Al estreno asistieron el alcalde de Elche, Carlos González, el presidente de la Fundación Salud Infantil, Fernando Vargas, así como los dos protagonistas, Agulló y García. 

El doctor Vargas, en su presentación, recordó el reto solidario que ha supuesto el proyecto Desafío Alpamayo, con más de un año de actividades lúdico-deportivas abiertas a toda la ciudad, con el propósito de recaudar fondos para la atención temprana a niños discapacitados o en riesgos de padecerla. 

El presidente de la fundación aprovechó la ocasión para recordar los servicios que ofrece la Fundación así como la calidad de sus profesionales, la labor de integración de los más pequeños con necesidades especiales y la prevención que se lleva a cabo en la Unidad de Neonatos del Hospital General Universitario de Elche. 

Por su parte, la primera autoridad municipal subrayó la calidad de estos dos montañeros ilicitanos que, además de su valía deportiva, se marcaron un reto social encomiable.

El documental presentado emocionó profundamente al público por su calidad humana. Por primera vez, ambos montañeros decidieron montar ellos mismos los vídeos traídos de los Andes, una circunstancia que no hizo más que dar un gran valor añadido a la cinta. Rebosa humanidad y afectividad, de tal manera que los espectadores prorrumpieron en aplausos cuando, casi alcanzada la meta, Agulló y García decidieron abandonar por las condiciones adversas, que ponían sus vidas en peligro. Muchos de los presentes no pudieron evitar emocionarse hasta las lágrimas.

Juan Agulló y Vicente García piensan seguir adelante con sus proyectos de alpinismo, aunque, de momento, no quieren revelar cuál será su próximo sueño.

Texto de Genoveva Martín. Fundación Salud Infantil de Elche.